Entrevista a María José Lledó. La primera directiva financiera en promocionar al comité de dirección.

María José Lledó comenzó a trabajar en Musgrave el 1 de abril de 2008 incorporándose como controller financiera, después de su experiencia en otros sectores. En marzo de 2015 María José ascendió a Directora Financiera, siendo la primera mujer en promocionar a Directora Financiera y formar parte del comité de dirección de la compañía. Este hito histórico se consiguió gracias a la buena profesionalidad de María José, aunque por el camino ha tenido que hacer frente a situaciones por las que no hubiera pasado un hombre, en este sentido comenta que “afortunadamente en Musgrave no he tenido dificultades para mi desarrollo profesional, ni he vivido ninguna situación comprometida por el hecho de ser mujer, pero en mi anterior trabajo, en el sector agrícola, se juntó que era mujer y joven. Los hombres de toda la vida, se dirigían a mí con apelativos como “chiquita” o “bonica” y aunque no me lo tomaba mal, tenía que usar mi mano izquierda para que cumplieran las directrices que yo marcaba como responsable del área financiera”

Para acceder a puestos de dirección, que requieren un esfuerzo y dedicación importantes, que unido al cuidado de familiares, es necesaria una cierta adaptación de la empresa para poder conciliar la vida laboral y familiar y para ello, como ejemplo “solicité que las reuniones del comité de dirección comenzaran a las 9:30 en vez de a las 9:00 para poder llevar a mis hijos al cole y no hubo ningún problema. Este tipo de decisiones que no suponen ningún tipo de esfuerzo, hacen más fácil el día a día”.

Pero evidentemente sin la ayuda del otro progenitor, es muy complicado asumir puestos de responsabilidad. Cuando un hombre ostenta un puesto de responsabilidad, se da por hecho que la mujer tiene que adaptarse al rol de cuidado de los hijos y del hogar, pero cuando es al revés, es más complicado. “Afortunadamente, a pesar que mi marido, que ha sido educado como la mayoría de personas de nuestra generación, con una educación basada en estereotipos de género, comparte las tareas del hogar, de hecho, se ocupa él más del cuidado de los hijos que yo. Además, parte de la baja de maternidad de nuestro segundo hijo se lo cogió él, solicitó una excedencia por cuidado de hijos y solicitó una jornada reducida a su incorporación al trabajo”

Además como anécdota, comenta que “la primera reacción de nuestro entorno fue de sorpresa y esta situación, fue algo que se tuvo que explicar en el entorno familiar y círculo de amigos, pero no solo eso, sino que todo el mundo se dirigía a mí para preguntarme como nos íbamos a organizar con el nacimiento de nuestro segundo niño, sin embargo a mi marido nadie le preguntaba nada, dándose por hecho que el cuidado de los niños era responsabilidad exclusiva mía, incluso por gente nada sospechosa de ser algo machista”

En cuanto a la sociedad “en muchas ocasiones hay que ser fuerte y no hacer caso de lo que dice la gente, incluso en tu propia familia. A mi marido le han llegado a decir que cómo lo lleva, como si fuera algo malo lo que está haciendo. Y aunque en muchas ocasiones son comentarios sin mala fe, a veces la sociedad te culpabiliza. En cualquier caso, tenemos que ser nosotras las primeras en tenerlo claro y obviar este tipo de comentarios”

En muchas ocasiones nos hemos encontrado en Musgrave, la negativa de alguna trabajadora para ocupar puestos de mayor responsabilidad y en este sentido María José comenta que “si a una mujer le ofrecen un ascenso, no tendríamos que tener la necesidad de elegir, ya que, siempre se plantea esa situación de escoger entre ser madre y ocuparme de mis hijos o progresar profesionalmente. Hoy en día, hay que involucrar al padre, para que podamos ser profesionales, madres, esposas, porque mujeres ya somos y no tengamos que tener que elegir. En ocasiones somos nosotras las que nos ponemos nuestras propias barreras. Si ponemos intención en buscar soluciones, encontraremos soluciones. Este tipo de argumentos a los hombres no hace falta decírselo porque lo tiene integrado culturalmente.”

La corresponsabilidad en el hogar es una pieza fundamental para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres.  “Efectivamente es responsabilidad tanto del hombre como de la mujer, y por lo tanto no deben ser siempre las mujeres las que se reduzcan la jornada, se cojan las excedencias, disfruten las bajas de maternidad, etc.” “para el cambio cultural, la empresa puede aportar su granito de arena, pero se requiere de un cambio desde el seno de las familias y de la sociedad en general, para eliminar las barreras que conducen al “techo de cristal” que impiden llegar a las mujeres a ocupar puestos de más responsabilidad”

Sin duda con el tema de la igualdad queda todavía mucho por hacer y el papel más importante lo tenemos en casa, con el ejemplo que le damos a nuestros hijos e hijas. “El otro día, observé a mi hija como jugaba con sus primas y decidieron jugar a papás y mamás. Mi hija Sofía dijo que quería ser mamá, cogió el bolso, se lo puso en el hombro y dijo: me voy a trabajar”

Para concluir María José comenta que “para mí es un orgullo ser directora Financiera en una gran empresa como Musgrave. De hecho, siempre preguntan por el director financiero y hay que estar constantemente corrigiéndoles a Directora Financiera”.

 

¡Con lo fácil que sería preguntar por la Dirección Financiera!

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar